Derecho del Conocimiento en la Sociedad de la Inforamación

Consideraciones adicionales del Segundo Manifiesto de Hipatia

Los efectos de los cambios tecnológicos

  1. El tránsito desde la sociedad industrial a la sociedad de la información implica cambios profundos.

  2. Las reglas de apropiación exclusiva aplicables a los bienes materiales no son extensivas a la información y al conocimiento, porque:

    1. los bienes materiales son "escasos" (la manzana: o es tuya o es mía) y sobre ellos se construye la economía;

    2. el conocimiento digitalizado se multiplica hoy sin costo marginal (si tengo una idea y te la comunico, los dos tenemos una idea), dado que se independizó económicamente de la base material que lo transporta y circula libremente por Internet.

  3. Que la información y el conocimiento no sean ya bienes escasos representa un progreso para la Humanidad; incorporar forzadamente la información a la economía mediante externalidades frenaría este avance benéfico.

  4. El conocimiento es incontable, y cada persona que recibe una idea la tiene en forma independiente del que se la dio. El conocimiento es libre y se difunde o trasmite, cada persona puede difundirlo como quiera y en ese proceso, se va modificando. En tal sentido no es necersario compartir los derechos o usos sobre determinado conocimiento, ya que no hay un elemento sobre el cual tomar desiciones entre todos.

  5. Internet, como red libre adoptada por las personas, entre varias otras redes cerradas que estuvieron disponibles, ofrece hoy nuevas posibilidades, para ejercer no sólo el derecho al conocimiento, sino también: a educarse y educar, a dar y recibir información, a comunicarse y sentirse comunicado con los demás, en una verdadera comunión del conocimiento.

  6. La formación de comunidades virtuales, como las del movimiento por el software libre, que constituye la herramienta cultural de la era, que construyó y fue contruído por Internet, y que demuestra que se puede crear en libertad, es sólo el inicio de los cambios que se producen al conectar a las personas sin límites.

  7. Prohibir a las personas que difundan su conocimiento solidariamente, porque otro retiene derechos sobre el mismo, conlleva el peligro de reforzar la pobreza con las profundas desigualdades de acceso a las nuevas tecnologías que ya han consagrado una brecha digital y nuevo tipo de analfabetismo.

  8. Un desarrollo completo de la sociedad del conocimiento libre surge de la plena vigencia de estos derechos mediante el uso irrestricto de todas las posibilidades ofrecidas por Internet.

Relaciones entre derechos

  1. Los tres derechos humanos ya citados: cultura, educación y comunicación, (así como los otros) tienen valor preeminente frente (y limitan) la normativa que se desprenda del derecho del autor a beneficiarse de su creación, reconocido en el párrafo 1 inciso c) del artículo 15 del PIDESC y en el párrafo 2 del artículo 27 de la DUDDHH

    Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora;

  2. La aplicación de éste derecho está limitada por el interés público y por su función social, lo que es reafirmado en el los documentos citados en el texto del Segundo Manifiesto

  3. Los derechos relativos al conocimiento no limitan otros derechos humanos, en particular el derecho a la privacidad establecido al artículo 12 de la DUDDHH. La libertad del conocimiento no obliga a nadie a difundir una información, ni la hace publicamente disponible, solo le da al que la conoce, el derecho de difundirla, no la obligación.

  4. La libertad del conocimiento permite a la persona ejercer una solidaridad hoy prohibida. Por defecto, sin que autor diga nada, y utilizando el derecho público, hoy, las expresiones de las ideas de un tercero no se pueden difundir. Con libertad, la expresión de una idea conocida, si la fuente no se dice lo contrario expresamente, se puede difundir.

  5. Los derechos del conocimiento están profundamente relacionados entre sí ya que no es posible ejercerlos aisladamente, no se puede comunicar sin conocer, y conocer sin haber sido comunicado o educado. Educar para la sociedad altamente sofisticada de hoy en día implica tener acceso a todo el conocimiento disponible, con libertad, desde los primeros niveles de formación, con contenidos y abstracciones apropiadas a cada nivel. Esto no es posible si se prohibe difundirlo.

  6. La ampliación del sistema de patentes para incluir software impone dos tipos diferentes de normativa sobre este tipo esencial de conocimiento. Restringiendo aún mas su difusión y uso.

Es necesario modificar el derecho

  1. La legislación del derecho de autor y todos los monopolios legales sobre creaciones intelectuales (como patentes) deben incentivar la difusión del conocimiento. Los cambios tecnológicos hicieron que sistemas que incentivaban esta difusión hoy la frenan. El marco jurídico vigente, consolidado en la era industrial con el fin de favorecer la difusión de la información y el conocimiento, resulta hoy anacrónico e injustificado.

  2. Impedir el flujo de una información, que se activa cada vez que alguien que la conoce decide difundir su expresión en libertad, perjudica a las personas y a la sociedad, y beneficia sólo a intereses particulares minoritarios (que no necesariamente coinciden con los de los autores).

  3. Imponer el marco vigente require hoy excesiva regulación estatal y poderes dictatoriales, control policial, ingresar a hogares e instituciones para controlar licencias, reemplazo del comercio libre por impuestos, penalización de costumbres arraigadas, arrestar personas en conferencias sobre criptografia, impedir que paises fabriquen medicinas baratas, vigilancia invasiva, autorización centralizada y en línea de ejecución de software, alteraciones en el hardware de las computadoras, la criminalización de Internet, y hasta considerar pecado el difundir el conocimiento.


VALID HTML 4.01!